28/12/10

Calor de amigo, por La Marca Amarilla


CALOR DE AMIGO


Cada 24 de diciembre Julia y su primo Carlos iban a patinar al estanque helado, pero este año Carlos se constipó y tuvo que guardar cama.Julia se puso triste y pensó en no ir. Al verla, mamá insistió en acompañarle; le dijo que nunca se sabe cuantas cosas buenas pueden pasar en una tarde de Navidad. Fueron al estanque helado y Julia se puso el gorro rosa dispuesta a demostrar a mamá lo bien que patinaba bajo la nieve. Entonces, cuando pasaron unos minutos…- ¡Qué bien patinas! ¿Por qué no me enseñas?Resultó ser la voz de un niño que había venido al pueblo para pasar las fiestas de Navidad con su familia y que no conocía a ningún niño. Juntos pasaron una tarde muy divertida y se rieron mucho pues Arnau, como se llamaba su nuevo amigo, no sabía patinar muy bien.

La Marca Amarilla

2 comentaris:

  1. Sempre va bé fer nous amics!.

    ResponElimina
  2. I passar una bona estona junts compartint les aficions!

    ResponElimina